f ¿POR QUÉ NOVICK? | Parlamento Ciudadano

¿POR QUÉ NOVICK?

¿POR QUÉ NOVICK?

 

novick   El 21 de septiembre, con el inicio de la primavera, el señor Novick anuncia en conferencia de prensa la incorporación de políticos reconocidos. El diputado Daniel Peña de Canelones y el vaticinador económico Javier de Haedo célebre por sus metáforas misogénicas.

Fue un acto de consolidación definitiva del novickismo como novel organización política y, quizás, como nueva corriente de pensamiento. El devenir de los acontecimientos lo evidenciará.

Las declaraciones de Novick lo confirman. El “movimiento” crece sin cesar a lo largo y ancho del país, según las propias palabras del líder. Crece siguiendo una determinada hoja de ruta, aparentemente muy bien diseñada. Como etapa inicial, de estas “Rutas de América” que se ha propuesto, es en el Partido Colorado. La segunda es succionar en el Partido Nacional, donde los primeros movimientos así lo indican. La brecha en la muralla se habría abierto por el lado de Alianza Nacional, el sector que lidera el senador Larrañaga. Que dicho sea al paso, esa agrupación está padeciendo agitaciones levantiscas por el liderazgo. Figuras emergentes como la senadora Alonso y algunos Intendentes del interior, siempre postergados por la dirigencia capitalina, reclaman oportunidades.

Novick, no olvidó de anunciar su apetencia por personas independientes y descontentos con la gestión del Frente Amplio. La siguiente y última etapa del recorrido rapiñador. Tiene el derecho a ejercerlo. Nadie impone a nadie el espacio político donde debe militar. Es una elección libre y soberana. Punto.

¡Claro y contundente! No hay nada oculto, alcanza con observar los pasos de Novick.

Pensamos en los gestores de la construcción del Partido de la Concertación, Pasquet por el Partido Colorado y Penadés por el Nacional fue creado con la única intención de disputarle la hegemonía política del FA en Montevideo. Nos preguntamos cómo se estarán sintiendo haber provocado semejante parto y haber promovido a Novick, ahora con el objetivo de canibalizar a los padres de la criatura.

En resumen, hoy el  “movimiento novickista” es una sumatoria de descontentos o despechados de otros partidos, principalmente, colorados y blancos. Lo llamativo es la aplicación y con éxito, de la vieja estrategia de pescar en la pecera de la oposición.

Por ahora, salirse de ella depende de cómo el FA resuelve antes de la próxima elección los problemas más sensibles que manifiesta la población, como seguridad, desempleo y educación. Observaremos  una focalización de las baterías de fuego crítico de Novick contra el Gobierno, porque su estrategia necesita recoger simpatías del espectro frenteamplista para alcanzar el objetivo final: ganar las elecciones en 2019. Es en esa dirección que el empresario, hoy devenido en un líder emergente  con una velocidad de crecimiento inusual en la historia de nuestro sistema político, centrará sus energías.

¡Bien por Novick! Hasta hoy, la realidad y los hechos le están dando la razón. La estrategia diseñada está dando frutos, quizás no muy jugosos, pero frutos al fin.

Entonces, ante estos acontecimientos nos preguntamos: ¿Por qué los políticos abandonaron sus partidos y se integraron al nuevo “movimiento” liderado por un outsider de la política que no dispone de organización, ni de programa político, ni plan de gobierno y se maneja con grandes titulares y con argumentos básicos sobre temas de alta sensibilidad para la mayoría de los uruguayos?

La Nona exclamaría: ¡que pregunta larga!

Absolutamente de acuerdo, pero la respuesta es otra interrogante corta y contundente: ¿son simples oportunistas?

La mayoría de los avezados y experimentados políticos no se atreverían a incorporarse a un grupo sin bases políticas ideológicas que lo definan. Pocos se arriesgarían a comprometer su trayectoria política construida en base a posturas político ideológicas definidas, identificables, y con largo arraigo en la historia del país.

A pesar del lanzamiento oficial del movimiento liderado por Novick, desconocemos, por ejemplo, en que modelos económico se apoyará para el desarrollo de nuestro país, que propuestas macroeconómicas tiene en mente para buscar equilibrios en los mercados, que política de comercio exterior implementará, mantendrá los actuales convenios laborales, cuales requerimientos de relacionamiento con los vecinos priorizara, donde enfocara las políticas sociales y que presupuesto les destinará, que formulación impulsará en la educación, que intenciones tiene para solucionar los problemas de seguridad.

Los que se dispusieron acompañar a Novick, es como si hubieran decidido lanzarse al vacío y con los ojos vendados. Es difícil de comprender a los que están engordando el “novickismo”. A no ser que estén motivados por resortes que desconocemos.

Por otro lado, asoma como significativo el esfuerzo que deberá realizar el emergente líder en la interna para amalgamar a figuras tan distantes como Stirling, Peña, Bianchi, de Haedo, Facello.

¡Difícil para Sagitario!, diría la Nona intentando deglutir esta ensalada rusa.

Con este escenario a la vista, nos atrevemos a esbozar alguna idea sobre las causas de aparición de esta organización que está emergiendo con fuerza a la vida política dispuesto a disputarles espacios a todos.

En primer lugar consideramos que el “novickismo” está en consonancia con la tendencia en la región:  la aparición de líderes con escasa experiencia y poco arraigo en las raíces del sistema político, manifestando neo posturas ideológicas de corte semi liberales y semi populistas, sin estructuras políticas propias, basando el crecimiento exclusivamente en la figura del líder, acompañando enormes inversiones en los medios para la creación de su imagen y fijando postura en temas sensibles a la gran mayoría de las personas, allí donde mayores son las dificultades y padecimientos. Ejemplos recientes de este neo proceso político es  Macri en Argentina, Pineda en Chile, Kuczynski en Perú, Tener en Brasil, López en Venezuela y el magnate Trump en Estados Unidos, entre los más destacados.

Otro aspecto sustantivo es el perfil excesivamente clasista de los principales líderes de los partidos tradicionales, que dicho sea de paso, el azar ha hecho coincidir, creando un colchón de aislamiento de “clase” con la gente. La exageración de estilos estereotipados (chetismo), identificados con determinados barrios de la capital y de  ciudades del interior, han generado un feeling distanciador, algo aminorado por  los caudillos del interior profundo, como los Intendentes.

Volver a reutilizar prácticas de otros tiempos que la gente rechaza por perimidas y engañosas. Los tiempos cambian y los lideres actuales de la oposición actúan dicotómicamente: por un lado invierten tiempo y recursos en los más sofisticados sistemas de comunicación de masas, y por otro lado, recurren al viejo ejercicio de aparecerse cada cinco años por los barrios y pueblos, saludando a la gente y manifestándose compungidos  por las carencias y necesidades insatisfechas de los sectores más vulnerables, como enterándose después de cinco años, del estado de vulnerabilidad  y, criticando a viva voz la falta de respuesta del Gobierno del Frente Amplio.

La población percibe la falta de vocación de muchos políticos, donde el interés personal prima sobre el interés general de la comunidad. La ideo de uso y tiro cada cinco años ha hecho carne en la ciudadanía. La gente cansada y decepcionada, está comenzando a decir basta y el Partido Colorado fue fuertemente castigado. Jorge Batlle se encargó, entre otros líderes,  en ensanchar y profundizar la fosa para el entierro del mayor partido de la historia que tanto contribuyó a la creación y desarrollo de nuestro país.

El proceso de devaluación ideológica y reducción del umbral de principios éticos en la izquierda aglutinada en el FA,  aunado a la actitud desorientada de blancos y colorados, están dándole la bienvenida a Edgardo Novick. Esos procesos generaron corrimiento del interés político hacia un hombre lozano, todavía no contaminado con los vicios del ejercicio del poder.

Una cosa es segura: el sistema político uruguayo no será el mismo con la irrupción de una propuesta externa como la de Novick. Por otro lado, abre conjeturas sobre posibles e irreparables daños al modelo o si lo enriquecerá con propuestas aggiornadas.

Gracias por la atención.

 

 

1 Comentario

  1. Alfredo Dolce

    La verdad que da para un análisis muy profundo, ya que es difícil de vislumbrar un futuro a un rejunte de políticos que no han podido demostrar un funcionamiento de equipo, ya que aún no han administrado nada en común.
    Macri gobernó Buenos Aires.
    Tener en Brasil accede de una manera totalmente distinta.
    Trump es un fenómeno en sí mismo, con una imagen ante la población mediante realities y años de protección televisiva.
    Novick no se sabe quien es. Lo más famoso que tiene son sus hijos.

    Y políticamente, nada.

    Es cierto que se ha llevado algunos políticos de tercer orden.

    Eso no es garantía de nada.

    No hay una imagen de la concertación ante la opinión pública.

    No han hecho campaña en el interior.

    No sé. Como todo, puede andar bien o mal.

    Lo cierto es que todavía no son un partido ni nada.

    Quizás si mañana comenzaran un proceso de identificación ideológica podrían aspirar a ser algo más que un grupo de personas contra un partido político que gobierna.

    La idea de que los demás son malos por lo que los míos son buenos, es una falacia y ha quedado demostrado con gobiernos de izquierda que decían ser distintos y al final eran más iguales que todos.

    Extranjerizaron la tierra como nunca.
    Tuvieron los hechos de corrupción más grandes de la historia.
    Han mentido descaradamente.

    Entonces no hay manera de saber qué va a pasar.

    Yo no la veo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com